Tarde distinta: bollitos suecos de Santa Lucía “Lussekatter”

Tarde distinta: bollitos suecos de Santa Lucía “Lussekatter”

Adviento y Navidad , fechas ideales para fortalecer la amistad y el amor filial. Encuentros perfectos, en tardes de adviento para compartir recetas sencillas sin dejar de ser esplendidas. Sorprende a todos con los Lussekatter, panecillos de origen sueco, originalmente preparados para celebrar el día de Santa Lucía, el 13 de diciembre.

Bollitos suecos para celebrar Santa Lucía

La leyenda empieza con la aparición de la santa, en la noche más larga del año, según el calendario gregoriano, ese día trajo calor, luz, comida y vino, reconfortando a todos sus fervientes seguidores y reconfortándolos en las horas más frías.

Es así como después de esa aparición, se acostumbra a preparar los Lussekatter, todos los 13 de diciembre en honor a la Santa. Los panecillos son de origen sueco y es considerada la receta perfecta para recibir y convidar en las tardes de Adviento.

La preparación de estos panecillos, es símbolo de tradición y fe; mucho más si se realiza junto a los seres queridos, la diversión se basa en sus curiosas formas; además del color y el aroma del azafrán cuando envuelve el lugar donde se prepara la masa. Llena tu casa de figuras de Navidad con luces de colores y tu mesa de ricos bocadillos.

Santa Lucía siempre será muy halagada con estos panecillos

Estos panecillos son ligeramente dulces, se elaboran de distintas formas, la más común es la de forma de “S”; también se hacen forma de cruz, juntando dos “S” y se decoran con uvas pasas, azúcar perla o almendra.

Los Lussekatter son ideales para celebrar a Santa Lucía, pero esto no quiere decir que no queden muy bien para otra ocasión especial o una tarde fresca y clara. Solos o acompañados, salados como dulces; eso si, lo importante es usar un buen azafrán , al dejar su sabor, aporta el inigualable color, que lo diferencia de otro panecillos.

Así que continuamos disfrutando en la cocina, llenándola de exquisitos olores y deliciosas preparaciones, que anuncian la llegada de la época más hermosa del año.

Ingredientes

Las medidas siguientes nos sirven para preparar 10 panecillos.

  • 250 ml de leche
  • 20 gr de levadura fresca de panadería
  • una hebras de azafrán
  • 100 gramos de mantequilla sin sal, derretida
  • 500 gr de harina de fuerza
  • 5 gr de sal
  • 50 gr de azúcar
  • uvas pasas
  • 1 huevo

Preparación

Para preparar los bollitos o panecillos suecos de azafrán necesitamos una hora y 5 minutos. Es así como la elaboración lleva como 45 minutos, en cocción nos llevaremos 20 minutos, y las dos horas de reposo para que queden perfectos.

Empezamos tibiando la leche, desmenuzamos la levadura fresca por encima y añadimos las hebras de azafrán; luego removemos, hasta que logre un color amarillo muy característico de este sabroso panecillo; a partir de ahí, se deja reposar por 10 minutos.

Aparte, mezclamos en otro recipiente cómodo para batir y amasar, la cantidad de harina junto a la sal, se le agrega el azúcar y un puñado uvas pasas y se forma un hueco en centro.

El arte de un buen panecillo

Unimos la mantequilla con la leche tibia reposada y echamos la mezcla en el hueco de la harina y mezclamos muy bien. De esta manera, amasamos por lo menos unos 10 a 15 minutos, dejamos de hacerlo, solo cuando obtengamos una masa suave, elástica y homogénea.

Formamos una bola, se coloca en un cuenco engrasado y se tapa con un pañito húmedo o un film. Se espera hasta que la masa haya crecido al doble de su volumen original.

Al crecer , se deshincha suavemente y se amasa ligeramente nuevamente. Nos corresponde dividir la masa en diez o doce porciones, todas deben ser del mismo tamaño y se amasan suavemente por separado.

La forma más tradicional de estos panecillos, es haciéndola estirar u darle forma de cilindro fino. Se enrolla cada extremo sobre si mismo, cada una en sentidos contrarios, dando sensación de hacer una “S”.

Dorado como un sol

Se colocan en bandejas engrasadas con anterioridad, con cierta separación para que al crecer no se peguen. Al colocarlos, se pintan con el huevo batido previamente.

En cada extremo del panecillo se colocara una uva pasa , se tapa y se dejan unos 30 a 60 minutos tapaditos. Se precalienta el horno a 200º C-, se colocan en el horno y cuando se vea que los bollitos crecieron un poco más, se vuelven a pintar con el huevo batido y se les puede decorar con azúcar perlada, azúcar normal o dejarlos así como quedaron.

Lleva el horno a 180º y los horneas a media altura por uno 20 a 25 minutos más, que queden doraditos y que al golpearlos suenen huecos.

Se dejan enfriar por completo antes de guardarlos o se sirven templados.

Acompañantes para los panecillos

Estos panecillos son ideales para la hora del desayuno o para las meriendas. Comparte la elaboración de tu árbol de navidad y al final disfruta de estos panecillos deliciosos. Su cálido sabor, se aprecia en su miga tierna, además del dulzor suave de la masa y su aroma tan característico. Es delicioso untarlos con mantequilla, mermelada o con miel; sin que falte una taza de leche tibia o bien fría o un café con leche bien espumoso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *